La identidad de una marca favorece al ecosistema cultural, brindando una gama que enriquece a las comunidades.